Women allege medical abuse in Georgia immigration detention

Al menos 19 mujeres en un centro de inmigración de Georgia alegan que un médico las presionó para que se sometieran a una cirugía “excesivamente agresiva” o “médicamente innecesaria” sin su consentimiento, incluidos procedimientos que afectaban su capacidad para tener hijos, según un nuevo informe y otros registros obtenidos por el Times.

El nuevo informe fue escrito por un equipo de nueve obstetras y ginecólogos certificados y dos expertos en enfermería, cada uno afiliado a centros médicos académicos, incluidos los de Northwestern University, Baylor College y Creighton University, que revisaron más de 3.200 páginas de registros de las 19 mujeres. Esta revelación se produce solo un mes después de que una enfermera denunciante en el Centro de Detención del Condado de Irwin puso en marcha una serie de indagaciones del Congreso e investigaciones federales sobre el cuidado de mujeres inmigrantes en la instalación, que es supervisada por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas.

Las 19 mujeres eran pacientes del Dr. Mahendra Amin, el ginecólogo principal del Centro de Detención del Condado de Irwin, dice el informe. Los registros, que incluyen informes de patología y radiología, recetas, impresiones quirúrgicas y formularios de consentimiento, declaraciones juradas y entrevistas telefónicas, detallan y respaldan las acusaciones de abuso por parte del médico, según el informe.

Los expertos médicos encontraron un “patrón alarmante” en el que Amin presuntamente sometió a las mujeres a cirugías ginecológicas injustificadas, en la mayoría de los casos realizadas sin consentimiento, según el informe de cinco páginas, que fue presentado el jueves a los miembros del Congreso.

“Tanto el doctor Amin como el centro de detención se aprovecharon de la vulnerabilidad de las mujeres detenidas para presionarlas para que aceptaran una atención médica excesivamente agresiva, inapropiada y sin consentimiento”, dice el informe.

El equipo médico realizó su revisión en conjunto con una coalición de defensores y abogados que representan a las mujeres que han estado investigando las acusaciones. Los miembros de la coalición son del Proyecto Sur, la Alianza Latina de Georgia para los Derechos Humanos, Georgia Detention Watch, la Red de Apoyo a Inmigrantes de Georgia del Sur, la Iniciativa de Libertad para Inmigrantes del Sureste del Centro Legal de Pobreza del Sur, la Asociación de Abogados de Inmigración Estadounidense y el Laboratorio de Innovación del Derecho.

Muchas presuntas víctimas, la gran mayoría de las cuales son negras y latinas, del Caribe, África y América Latina, se presentaron para hacer su denuncia de maltrato luego que una enfermera del centro presentó un documento de 27 páginas, junto con el grupo de defensa Project South. La denuncia al inspector general de Seguridad Nacional a su vez provocó protestas nacionales, investigaciones del Congreso e investigaciones federales.

A las mujeres bajo el cuidado de Amin se les administraron métodos anticonceptivos y se sometieron a procedimientos sin su consentimiento, incluso para extirpar sus órganos reproductivos, como el útero, los ovarios y las trompas de Falopio, según el informe y las entrevistas con mujeres cuyos casos fueron revisados por el médico.

Una mujer, Amanda, dijo que se despertó de la cirugía encadenada a una cama de hospital.

La joven de 28 años preguntó inmediatamente a una enfermera: “¿Todavía tengo ovarios? ¿Todavía puedo tener hijos?”.

Amin había realizado una cistectomía, dilatación y legrado, un procedimiento para raspar tejido del interior de su útero, sin su consentimiento, según Amanda. Sus registros médicos muestran que se realizaron los procedimientos, pero no incluyen un consentimiento firmado.

El dibujo de una detenida muestra un signo de interrogación dentro de un útero. Un número creciente de mujeres alega abuso médico, incluidas esterilizaciones forzadas, en el Centro de Detención del Condado de Irwin en Georgia.

(GLAHR / Innovation Law Lab / GA Dete)

Danielle Bennett, portavoz del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, la agencia que supervisa la detención de inmigrantes, refirió al Times al inspector general de Seguridad Nacional.

“Por deferencia a la investigación en curso de la OIG, ICE no está proporcionando comentarios nuevos ni haciendo público ningún dato adicional sobre este asunto”, dijo Bennett.

La oficina del inspector general no respondió de inmediato a las solicitudes de comentarios.

Scott Grubman, el abogado de Amin, dijo en una declaración enviada por correo electrónico al Times que tiene “legalmente prohibido responder a cualquier cosa relacionada con la atención médica de un paciente específico sin que ese paciente firme una autorización de HIPAA que le permita hacerlo”.

“El Dr. Amin niega rotundamente todas las acusaciones, muchas de las cuales ya han sido probadas como falsas”, continuó Grubman. “Hemos reunido pruebas y hablado con varios testigos que confirman que el Dr. Amin siempre actuó de manera apropiada con los pacientes, obtuvo el consentimiento y utilizó traductores / intérpretes cuando fue necesario”.

“El Dr. Amin es un médico muy respetado que ha dedicado su vida adulta al tratamiento de una población de alto riesgo y desatendida en las zonas rurales de Georgia. El Dr. Amin está cooperando plenamente con los investigadores y espera que limpien su buen nombre y reputación”.

Scott Sutterfield, portavoz de LaSalle Corrections, la compañía penitenciaria privada que contrata a ICE y opera Irwin, dijo en una declaración enviada por correo electrónico que “la política de la compañía prohíbe los comentarios durante las investigaciones pendientes”, pero agregó que LaSalle está “cooperando plenamente” con la investigación.

“Confiamos en que los hechos demostrarán la intención muy maliciosa de otros de promover una agenda puramente política”, continuó Sutterfield. “Está bien establecido que LaSalle Corrections proporciona servicios médicos de alta calidad en entornos residenciales seguros, protegidos y humanos, y nuestra empresa refuta enérgicamente las acusaciones en contra”.

En septiembre, Ken Cuccinelli, el adjunto interino de Seguridad Nacional, dijo en una entrevista que una revisión inicial del departamento encontró que las acusaciones de negligencia médica no estaban respaldadas por ninguna documentación, pero que realizaría una auditoría más amplia.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-San Francisco), manifestó en un comunicado el mes pasado que las nuevas acusaciones de abuso médico contra las mujeres en Irwin se hacen eco de “algunos de los momentos más oscuros de la historia de nuestra nación”.

El Departamento de Seguridad Nacional paga a médicos independientes como Amin, que practica ginecología en las cercanías de Douglas, Georgia, por los procedimientos que realizan a los pacientes en detención migratoria.

Según el informe, las mujeres fueron remitidas a Amin incluso por molestias claramente no ginecológicas, como dolor en las costillas o una hernia en el ombligo. Luego, las “presionó” para que se realizaran procedimientos o cirugías que no eran médicamente necesarios, o para los que nunca dieron su consentimiento, dice el informe.

En un ejemplo, el informe señala que Amin realizó una ecografía transvaginal a una mujer de 35 años que había solicitado tratamiento para los sofocos y no tenía órganos reproductivos para examinar porque previamente se había sometido a una histerectomía total.

Si las mujeres se negaban o rechazaban los procedimientos recomendados por Amin, se tomaban represalias contra algunas, dice el informe, incluso eran enviadas para una evaluación psiquiátrica.

Un dibujo en apoyo de los detenidos por inmigración de Georgia dice en español "Alto al maltrato".

Un dibujo en apoyo de los detenidos por inmigración de Georgia dice en español “Alto al maltrato”.

(GLAHR / Innovation Law Lab / GA Dete)

Cinco de las pacientes de Amin entrevistadas por el Times, cuyos casos fueron revisados como parte del informe, compartieron historias similares sobre sus cirugías y dijeron que el médico tenía reputación en las instalaciones de Georgia.

“Nos pareció extraño que tantas mujeres se sometieran a las mismas cirugías”, dijo Shereace, de 34 años, quien pidió ser identificada por su nombre de pila para protección ya que fue deportada a Jamaica, un país del que se fue cuando tenía 5 años.

Solicitó ver a Amin porque su médico anterior le había dicho que controlara sus pruebas de papanicolaou anormales. Después de que se despertó de un procedimiento, relató, Amin le dijo que sus trompas de Falopio estaban “dañadas y no eran buenas, y me hizo saber que nunca podré tener hijos”.

“Estaba destrozada”, afirmó. “Escuché en algunas de las historias que decían que les estaba quitando los tubos a las mujeres sin su permiso. Pensé: ‘¿y si me quitó las trompas?’”

Dice que todavía no está segura de lo que hizo Amin porque no ha podido ir al médico.

“Incluso antes de ir a ver al Dr. Amin, escuché muchas historias sobre él”, dijo Shamekia McKay al Times. “Pensé: ‘No me gustaría que me tocara’… Como somos inmigrantes, ellos simplemente hicieron lo que quisieron con nosotras”.

Amanda, la mujer que dijo que se despertó de la cirugía presa del pánico, nació en Guyana y estuvo detenida en Irwin durante 17 meses.

Relató que Amin le había dicho que su vida estaba en riesgo debido a un quiste ovárico que podría romperse. Trató de hacer preguntas, dijo, pero le respondieron que, si se negaba a recibir atención, ICE retrasaría o rechazaría la atención médica que pudiera necesitar en el futuro.

“Me sentí presionada a hacerlo; firmé el papel”, reveló Amanda. Agregó que pidió sus registros a los funcionarios de Irwin para entregárselos a su abogado, pero que nunca se los proporcionaron.

Amanda dijo que Amin le explicó que solo drenaría el quiste, pero que ella no consintió ninguna de las cirugías que él le realizó en su lugar, además, no le han proporcionado registros de dicho consentimiento.

Wendy Dowe, de 48 años, quien fue deportada a Jamaica en mayo después de más de 20 años en Estados Unidos, comentó sobre Irwin: “Te tratan como si no fueras humano”.

Dijo que le mencionó a Amin: “Tengo derecho a saber qué me está pasando”. Pero después de la cirugía, se sorprendió al ver vendas en su estómago. Tuvo que escribir al consultorio médico de Amin para preguntar: “¿Qué tipo de cirugía me hicieron?”.

Más tarde, dijo que se negó a hacerse una histerectomía sorpresa cuando Amin y otros le preguntaron: “¿Cuántos hijos tienes?”.

La revisión médica independiente de los registros de Dowe realizada como parte del informe encontró que el procedimiento recomendado no estaba justificado.

Para la mayoría de las mujeres, “los ‘hallazgos’ de Amin que justifican la cirugía no están respaldados por todas las demás fuentes de información disponibles”, afirma el reporte.

Según los autores del informe, así como las mujeres y sus abogados, a varias de ellas no se les entregó sus registros médicos, lo que las mujeres y sus abogados caracterizaron como represalia por sus denuncias.

De los registros que obtuvieron los investigadores, muchos estaban incompletos o inexactos, dice el informe, y varias de las cirugías que Amin realizó no se registraron correctamente o se omitieron por completo.

Debido a que los registros producidos por el Centro de Detención de Irwin, el Hospital del Condado de Irwin y Amin “parecen estar incompletos”, dice el informe, y por el hecho de que los funcionarios de ICE e Irwin han obstruido las solicitudes de registros médicos, muchas de las mujeres aún no saben completamente lo que se les hizo.

A drawing supporting the Georgia immigration detainees states, "Close this matadero," or "Close this slaughterhouse."

Un dibujo que apoya a los inmigrantes detenidos en Georgia dice: “Cierren este matadero”.

(GLAHR / Innovation Law Lab / GA Dete)

El Dr. Ted Anderson, director de la división de ginecología del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, quien ayudó a dirigir la revisión, dijo que la preocupación más inmediata de los procedimientos es “la fertilidad futura de una persona”. Por ejemplo, señaló, “si se quita la trompa de falopio, es un procedimiento de esterilización, incluso si se hizo por alguna otra razón. …Si se extirpan ambos ovarios, está quirúrgicamente en la menopausia”.

En las miles de páginas de registros de las 19 mujeres, dijeron los autores del informe, solo encontraron un consentimiento firmado, en inglés, para una mujer cuyo idioma principal es el español. “Esto es inaceptable desde la perspectiva de la ética médica”, afirma el informe.

Al menos 23 de la cantidad total de mujeres identificadas hasta ahora por la coalición como pacientes de Amin permanecen detenidas en Irwin, y cuatro están detenidas en otros lugares, dicen los abogados de las mujeres. El resto ha sido liberado, en Estados Unidos o en el extranjero, o deportado.

Pauline Binam nunca podrá olvidar lo que el médico le dijo cuando salió de la anestesia: “Ya no tendrá hijos de forma natural”.

“Me lo dijo él mismo”, mencionó al Times Binam, quien llegó a Estados Unidos desde Camerún con su familia cuando tenía 2 años. Según Binam y sus registros, obtenidos por el Times, Amin le había extraído una de sus trompas de falopio sin su consentimiento. “Comencé a llorar, estaba en estado de shock y aturdida… él simplemente tomó esa decisión por mí”.

Binam, la primera de las presuntas víctimas de Amin que se hizo público, fue sacada de un vuelo de deportación a Camerún el mes pasado después de la intervención del Congreso, pero sigue en riesgo de ser deportada.

ICE utiliza Irwin junto con el Departamento del Marshall de EE.UU como parte de un acuerdo intergubernamental. LaSalle Corrections, que administra la instalación, también opera otras 25 instalaciones de detención, centros correccionales y cárceles.

El año pasado, el inspector general de Seguridad Nacional descubrió que el sistema de contratación de varios niveles de ICE “no responsabiliza adecuadamente a los contratistas de centros de detención por no cumplir con los estándares de desempeño”.

Los informes de inspección del brazo de supervisión de detenciones de la Oficina de Responsabilidad Profesional de ICE, el más reciente en marzo, muestran que Irwin infringe constantemente las normas nacionales de detención que “afectan directamente la vida, la salud, la seguridad y / o el bienestar de los detenidos”.

Los informes de inspección también muestran que Irwin refiere a más de 1.000 detenidos al año para recibir atención médica externa, “mucho más” que la mayoría de los centros de detención de su tamaño, según un análisis del New York Times.

Los legisladores han acusado a ICE y LaSalle de “obstaculizar al Congreso al retener documentos”.

Mientras tanto, las cinco mujeres que han sido liberadas o deportadas de Irwin luchan por salir adelante y esperan respuestas. Para Dowe y sus tres hijas ciudadanas estadounidenses ahora en Jamaica, “ha sido difícil adaptarse”, aseguró.

“Debido a que soy inmigrante y soy negra, por eso sucedió esto”, dijo Dowe, pero agregó: “No, no me rendiré. Todavía tengo la esperanza de obtener alguna forma de justicia”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Recommended Posts